"ESCRIBIR HISTORIA EN MI CIUDAD": LICDA. MIRNA LISSETE MÉNDEZ

Publicado en por Revista Tiempo Cultural

Kinder-Jose-Misael-3.jpgEn esta edición dedicada a la mujer, Revista “Tiempo” Cultural ha entrevistado mujeres cuyo desenvolvimiento en la comunidad las hace importantes dentro de la misma. Es el caso de la Licenciada en Ciencias de la Educación Mirna Lissete Méndez de Quinteros,  sensuntepecana, directora del  Centro de Educación Parvularia “José Misael Ramos”, de Sensuntepeque, desde el 7 de enero de 2002. Esta joven profesional considera que las féminas, en la actualidad, van ganando espacios  poco a poco. Argumenta que hoy hay más directoras de escuelas y gerentes en diversas empresas. “Aunque todavía falta abrir más espacios y concientizar más a la propia mujer y a la sociedad en general”, asegura. De los abusos  y discriminaciones que se cometen en maquilas, servicio doméstico o profesiones, Mirna Lissete asevera que la mejor  manera de defenderse que las posibles víctimas tienen es conociendo sus derechos y denunciando los abusos y atropellos que todavía existen por el aspecto cultural y machista.  Acerca del 8 de marzo, nominado Día Internacional de la Mujer, la directora del Kinder “Misael Ramos” considera que este tipo de conmemoraciones no ayudan mayor cosa a la superación o defensa de la mujer, porque no se hace acciones concretas: ”a lo sumo,  una mención en la televisión o prensa escrita  y hasta ahí. No hay mayor difusión de esta celebración. Sería más factible, por ejemplo, talleres de fortalecimiento de la autoestima, de conocimiento de los derechos laborales y de toda índole que corresponde a la mujer, difusión en gran escala de los mismos, así como empoderar a las mujeres y fortalecerlas en esas áreas”, enfatiza, pues ya no se concibe que una mujer sea despedida por salir embarazada, por estar infectada de VIH o por afinidad política diferente de la del empleador, agrega. Con orgullo y amor, Lissete afirma que admira a dos mujeres, ambas muy laboriosas: su madrecita, la enfermera María Esperanza Mejía, y su abuelita, doña Lorenza Mejía de Méndez. Su padre es don Samuel Orlando Méndez, y su esposo, David Jeremías Quinteros. Como su mayor logro laboral define la calidad educativa en su centro, mantener a la vanguardia al personal docente, el trabajo en equipo con los padres de familia y la construcción  del nuevo edificio que alberga al Kinder.  Por ahora, su sueño es construir un auditórium, y a nivel personal, “autoformarme más, crecer como persona y contribuir y escribir historia en mi ciudad”, puntualiza. Su mensaje a la mujer es: ”Recordemos que somos valiosas, importantes y podemos llegar lejos si nos lo proponemos”.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post