Herencia de Amor al Trabajo

P8193453.JPGNació en un ambiente de trabajo constante, por lo tanto heredó la cualidad de ser laboriosa. Nos referimos a María Celia Cortez de Maldonado, nejapense, nacida en el barrio El Centro, hija de Felipe Santiago Choto y Carmen Cortez Osegueda. A sus 75 años de edad, recuerda que estudió hasta cuarto grado en la escuela “Francisco Morazán”, de esta ciudad, y el quinto lo hizo en Quezaltepeque. Ya no estudió más. Era problemático. Pero, al igual que su madrecita, se hizo comerciante. Vendió ropa, cereales, frutas, refrescos, etc. Trabajó 60 años en los distintos mercados que tuvo Nejapa. Incluso estuvo en el Plaza “España”. Todavía son recordados los deliciosos refrescos de doña Celia y de su madrecita Carmen. Una cosa en la que ha reparado doña Celia es que actualmente el comercio en el mercado ha bajado grandemente: “ya no se vende como antes”, afirma. Y así recuerda que en los tres mercados que ha tenido Nejapa, ella tuvo puestos bien ubicados, y por ejemplo, sus refrescos de leche con carao, agua de coco, cebada con leche, ensalada, etc., “eran una pasada”. A sus más de 7 décadas de vida, doña Celia todavía comercia de vez en cuando con queso y crema. Es bueno que se mantenga activa. Como publicación cultural felicitamos a mujeres como doña Celia, ejemplos de trabajo honrado y constante.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: